Tener en cuenta cómo afectan los factores psicosociales en el entorno laboral es imprescindible para conseguir una empresa saludable. ¿Sabemos como valorarlos? No vale lo mismo para todas las empresas.

El Riesgo Psicosocial y su gestión dentro de los ambientes laborales ha cobrado fuerza en los últimos años debido a que se han hecho presentes las enfermedades relacionadas con el  estrés, tales como: trastornos de ansiedad, depresión, trastornos de adaptación, reacciones a estrés grave, hipertensión arterial secundaria, infarto agudo de miocardio, úlceras, entre otras.

Éstas se encuentran fuertemente ligadas a la interacción de:

  • Condiciones de la Empresa
  • Condiciones Individuales
  • Condiciones fuera del trabajo.

Para comprender la relevancia de estos aspectos y su influencia en la salud y bienestar de los trabajadores, así como el impacto en la productividad y las interacciones laborales, es pertinente conocer la definición de los Factores Psicosociales y su abordaje, particularmente para la población colombiana:

Factores Psicosociales

El concepto teórico de factores psicosociales, fue definido por el comité mixto OIT/OMS en 1984 como “aquellas condiciones presentes en una situación de trabajo, relacionadas con la organización, el contenido y la realización del trabajo susceptibles de afectar tanto el bienestar y la salud, física, psíquica o social, de los trabajadores como el desarrollo del trabajo” (Comité Mixto OIT/OMS de Medicina del Trabajo. Novena reunión. Ginebra, 1984).

Este tema se comienza a abordar en Colombia y se materializa en la legislación, a través de la Resolución 2646 del año 2008 en la cual se establece que los Factores Psicosociales “comprenden los aspectos intralaborales, extralaborales o externos a la organización y condiciones individuales o características intrínsecas del trabajador, los cuales en una interrelación dinámica, mediante percepciones y experiencias, influyen en la salud y el desempeño de las personas”.

Para comprender cada factor, estos serán brevemente definidos como sigue:

  • Los factores intralaborales: son aquellas características al interior de la empresa, que tienen que ver con el trabajo y su organización, tales como: la gestión organizacional, condiciones de la tarea, funciones y jornada de trabajo, condiciones del medio ambiente de trabajo, relaciones sociales en el trabajo, entre otras.
  • Los factores extralaborales: son aquellos aspectos inherentes al trabajador fuera del contexto laboral tales como el entorno familiar, social y económico del trabajador, utilización del tiempo libre, redes de apoyo social, condiciones de la vivienda, entre otras.
  • Los factores o condiciones individuales: son aquellas características propias del empleado, tales como aspectos socio-demográficos y ocupacionales, rasgos de personalidad, estilos de afrontamientos y condiciones de salud.

Estos factores psicosociales se pueden identificar como protectores, cuando dicha interacción promueve la salud y el bienestar de los trabajadores.

Por el contrario, son identificados como factores de riesgo, cuando las condiciones muestran efectos negativos en la salud de los trabajadores o en el trabajo; siendo estos últimos los posibles desencadenantes de enfermedades derivadas del estrés.

En Colombia la evaluación de los factores de riesgo psicosocial puede hacerse a través de elementos estandarizados para la población y que han sido regulados y desarrollados por el antiguo Ministerio de la Protección Social (2010), actualmente Ministerio del Trabajo. Esta evaluación incluye la identificación de las tres condiciones ya mencionadas (intralaboral, extralaboral e individual) bajo una metodología que involucra la percepción de los trabajadores y la valoración por expertos.

En el proceso de evaluación de los factores de riesgo psicosocial, es recomendable tener en cuenta otras fuentes de información, que permitan obtener una visión global de los aspectos organizacionales y psicosociales particulares de la empresa; dado que esto permitirá y/o facilitará plantear estrategias y acciones en la fase de intervención.

Luego de conocer el panorama de factores de riesgo y su priorización, se requiere de la articulación y cooperación de las diferentes áreas de la empresa y cada uno de los trabajadores, para desarrollar las medidas preventivas y correctivas. Los expertos que acompañan la gestión, han de tener en cuenta la realidad y necesidades de la organización, pues no es adecuado pensar en intervenciones como “recetas”, sería errado creer que las mismas medidas sirvan para todas las empresas.

Algunas de las propuestas de intervención han sido desarrolladas por el Ministerio de Trabajo en años más recientes, con el fin de ofrecer pautas de acción en la gestión de los riesgos psicosociales, no solo de acuerdo a los factores de riesgo per se, sino también reconociendo los riesgos inherentes a algunos sectores económicos considerados críticos y/o más vulnerables a estos factores, por ejemplo: sector salud, transporte y educación.

La Sociedad de Prevención Fremap Colombia, ha venido ofreciendo servicios técnicos especializados del área psicosocial orientados a dar respuesta a la necesidad de mejoramiento del bienestar de las organizaciones, desarrollando programas que puedan tener impacto en varios de los factores de riesgo identificados, en lugar de acciones o actividades “aisladas” por cada uno; esto, ajustándolos a las características de cada uno de los clientes.

Por ejemplo, se ha desarrollado el Programa Es 3 Bajo 0, orientado a ampliar la comprensión del concepto de estrés y su funcionalidad como proceso de adaptación, además de potenciar las habilidades de reconocimiento y manejo del mismo en la vida cotidiana. En este programa los participantes tienen un rol activo, que parte de una observación interna, identificando sus estresores, fortalezas y debilidades; se motiva en ellos un cambio de perspectiva a través de los temas y actividades desarrolladas.

Como comentario final es posible agregar que la gestión del riesgo psicosocial no puede limitarse únicamente al diagnóstico y/o posteriores acciones a nivel reactivo, sino que requiere de un compromiso desde una política organizacional, lo ideal sería trabajar de forma permanente y articulada por el fomento de una cultura de prevención, que abarque todos los niveles dentro de las empresas, donde cada trabajador sea artífice de su propio bienestar (más allá de lo impuesto por la normas legales o políticas organizacionales) contribuyendo a entornos de trabajo/organizaciones saludables.