Coaching como herramienta eficaz para la prevención de los riesgos psicosociales

  • Introducción

El panorama sobre los riesgos psicosociales en el ámbito laboral no parece nada halagüeño atendiendo al contexto internacional.

Desde hace más de una década, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (Observatorio Europeo de Riesgos 2014) viene constatando el incremento progresivo de los riesgos psicosociales y sus efectos sobre la salud y así, por ejemplo, en su informe 2014 “La estimación del coste del estrés y los riesgos psicosociales relacionados con el trabajo” (EU-OSHA), revelaba que, según la Encuesta de población activa de la Unión Europea, en el periodo 1999-2007 aproximadamente uno de cada cuatro participantes informó que su bienestar mental se había visto afectado por la exposición a los riesgos psicosociales.

  • Riesgos psicosociales

En esta misma encuesta, uno de cada diez trabajadores manifestaba que «el estrés, la depresión o la ansiedad» era el problema de salud más grave.

http://osha.europa.eu

El informe subraya que entre los empleados que declaran que «siempre trabajan bajo presión», la tasa de accidentes es cinco veces mayor que aquella de los empleados que «nunca» han sido sometidos a un trabajo con presión.

Ante la actual situación de pandemia, la epidemiología revelará qué incidencia tiene la misma en el agravamiento de los riesgos psicosociales, que también podríamos calificarlos de pandémicos a tenor de los datos expuestos.

El informe editado por el INSST en el año 2010 “Factores y riesgos psicosociales, formas, consecuencias, medidas y buenas prácticas” ya apuntaba que el estrés es probablemente el riesgo psicosocial primero y más global de todos.

  • Coaching especializado

En este entorno emerge la “disciplina del coaching especializado”, que está siendo considerado una poderosa herramienta, y se aplica para mejorar los resultados que una persona obtiene con la gestión de conflictos, con el estrés, con la salud, con la motivación, con el liderazgo, etc, y, por supuesto, con la prevención de riesgos laborales.

En la Nota Técnica de Prevención (NTP) nº 744 publicada por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (¿Podemos enseñar a aprender? Coaching: una herramienta eficaz para la prevención) define el coaching (“entrenamiento”) en el lugar de trabajo como «…un proceso sistemático centrado en la solución y orientado a los resultados, en el que el coach (“entrenador”) facilita la mejora del desempeño laboral, el auto-aprendizaje y el crecimiento personal del coachee (“al alumno receptor del entrenamiento”)».

  • Cómo funciona el coaching

La esencia del modelo reside en que nuestros resultados son consecuencia de nuestras acciones o conductas y estas, a su vez, son el reflejo de nuestros pensamientos. El coaching se construye conversando, por ello requiere de la cercanía del coach y del alumno. Podría definirse como un proceso artesanal, personalizado a cada trabajador, nunca en serie, y que se desarrolla en un clima de absoluta confianza y confidencialidad, creando un vínculo de comunicación que permita el estar receptivo a nuevas experiencias vitales.

El coach plantea preguntas, no se posiciona como experto, ya que quien verdaderamente tiene las respuestas para una situación concreta es la persona que la está viviendo, aunque le cueste verlas o ponerlas en práctica.

Con esta metodología, el fundamento del coaching respecto a la prevención del estrés consiste en incrementar el nivel de conciencia de la persona entrenada (al alumno) para, de esta forma, identificar la naturaleza y fuentes del estrés, los efectos que produce en su salud y las habilidades necesarias, tanto personales como profesionales, para reducirlo o eliminarlo mediante un plan de acción.

El coaching propicia que se cree un ambiente más cordial y de confianza dentro de las empresas; los empleados pasan a ser más autónomos, menos dependientes y más responsables; se alcanzan objetivos de trabajo compartidos; los conflictos de plantilla se reducen, los empleados están más motivados y entusiasmados y generan mejores relaciones.

En suma, se trata de “entrenarnos” para desprenderse de nuestras creencias limitantes que nos impiden “crecer” y alcanzar nuestras metas tanto personales como profesionales.

En un contexto como el actual, tan cambiante, dinámico y con una pandemia mundial como telón de fondo, se hace necesario este tipo de herramientas para desterrar percepciones fatalistas y potenciar las optimistas.

  • Entrevista sobre aspectos psicosociales

Por último, destacaría la entrevista de hace unos años que el Dr. Mario Alonso Puig mantuvo en Umivale, en la que explicaba la relación existente entre las creencias, los pensamientos y aquello que nos sucede, abordando cuestiones como las emociones, el talento, beneficios del mindfulness, importancia de hábitos de vida saludables, creatividad y comunicación positiva, entre otros temas que guardan relación con el coaching.

Enlace a entrevista al Dr. Mario Alonso Puig

  • Conclusiones

Dentro de nuestro objetivo de proteger la salud de los trabajadores de nuestros clientes, no podemos olvidar que lo psicosocial también es salud.

Desde Valora Prevención creemos que es de vital importancia contar con herramientas para la gestión de dichos riesgos psicosociales, considerando como más importante la formación de las personas para que se mejore su autonomía y sean menos dependientes, mejoren la toma de decisiones y se genere un ambiente de mayor cordialidad y tranquilidad, en el que se vea reflejado el positivismo, la confianza y el
bienestar consigo mismo y con su entorno laboral.

Ofrecemos a disposición de nuestros clientes el aprendizaje vía cursos o jornadas más específicas centradas en temas concretos como puedan ser el curso de Mediador de conflictos o dinámicas de grupo o talleres de psicología positiva para la gestión del bienestar, primeros auxilios psicológicos, hábitos de resiliencia, recursos para la gestión de la ansiedad o técnicas para le mejora del sueño y del descanso.

Sebastián Pérez
Técnico de Prevención en Valora Prevención